Monday, March 21, 2016

Talk on Life and ministry of Jesus Christ in Spanish

After speaking at the Nashua New Hampshire ward yesterday in English, I spoke at the Nashua Spanish group in Spanish. Same topic: The Life and Ministry of Jesus Christ.

I had been dreading this talk since I saw it come up as my first speaking assignment on the High Council. I knew that I needed to at least give it a good try and doing it in Spanish, but my Spanish has never been very good and I haven't really used it since the year after I got home from my mission. However, I committed myself to doing it in Spanish and then had to go through with it.

Luckily, these days I can dump my English talk into Google Translate and get Spanish on the other side. It's not very good Spanish, but it's better than what I would come up with on my own. I then used a number of long quotations from the New Testament that I could copy from the Spanish scriptures. Finally, I asked a mission companion of mine from Puerto Rico to edit my talk.

I should have gone through the talk verbally a few times before Sunday. I had meant to, but I just didn't make the time. I got tripped up on the pronunciation a bunch of times, plus I was very nervous. The congregation did appreciate my Spanglish jokes at the beginning, although the first one caught them a little off guard; it's not every Sunday that the High Council speaker says they hope they don't get pregnant.

The Merrimack ward also feeds into the Spanish group, and it was their ward conference yesterday. So 60-70% of the group seemed to be absent, so I was really only speaking to a few families. That helped a little with my nerves. At the end, I asked the presiding bishopric counselor if I should just not bother with the Spanish next time, but he said I did fine.

So I guess I have until December to get better.


Hermanos, buenos dias, Yo soy Hermano Cooprider. Estoy visitandolos del Barrio de Billerica a nombre de la Presidencia de estaca. Debo señalar que, aparte de hablar español con mi esposa para que mis hijos no pueden entender, no he hablado español durante más de una década y media. Algunos podrían argumentar que nunca he hablado español, ya que serví mi misión en McAllen Texas, hablando “Spanglish.” Por favor, sea paciente conmigo mientras titubeo. Espero que no sean demasiado embarazado mientras comparto mis pensamientos. Mi adrenalina ha estado bombeando desde que “parqueé” el coche. Si me equivoco, por favor recuerde que yo sabo que la iglesia es verdura. De todos modos: Vamanos!

Espero que todos aprovechemos este tiempo de Pascua para reflexionar sobre lo que Jesucristo ha hecho por nosotros. Esta semana conmemoramos la semana final de su vida y la expiación. Recordaremos durante la próxima semana Su sufrimiento en Getsemaní, Su juicio ilegal, Su horrible crucifixión y Su gloriosa resurrección. Quiero pasar algún tiempo hoy reflexionando sobre el resto de Su vida y lo que Él nos dio, además de la expiación. Esto es todavía una gran cantidad de material. Tenemos bibliotecas de lecciones en la cantidad pequeña de documentación que se tiene de su vida. Podemos condensar todo a una respuesta simple y primaria: Se proporciona un ejemplo perfecto. Aunque lo hizo de una manera casi infinitas, me centraré en tres. Podemos mirar a Él por la manera perfecta para servir, enseñar y perdonar.

La forma perfecta para servir

Los ejemplos de servicio llenan la vida y ministerio de Jesús. Por supuesto, el pináculo de Su servicio consistió en Su expiación, donde Él hizo por nosotros lo que no podemos hacer por nosotros mismos. Otros ejemplos incluyen los muchos incidentes registrados de sanándolo los que vinieron a Él, pero Él no limitó su servicio a eso.

Podemos ver un temprano ejemplo de servicio en la familia durante uno de los primeros eventos grabados de su vida adulta. Poco después de su bautismo, Cristo y sus primeros discípulos asistieron a una boda en Caná. María, la madre de Jesús, tenía algún tipo de administración en esta celebración. Cuando se acabó el vino, observó a su hijo. Su hora no había llegado todavía, rectificó la situación con un milagro:

Juan 2:
6 Y había allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de ellas cabían dos o tres cántaros.
7 Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.
8 Entonces les dijo: Sacad ahora y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.
9 Y cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era (aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala llamó al novio
10 y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando están satisfechos, entonces el inferior; pero tú has guardado el buen vino hasta ahora.

No sólo se lo ha tomado la oportunidad de servir a su madre y los que están en la boda, pero lo hizo tan bien que impresionó al de la fiesta.

Permítanme mencionar otro ejemplo de servicio, también implica la producción de alimentos milagrosos. Temprano en el ministerio de Cristo, su novedad atrajo a miles de personas. Después de un largo día en la víspera de la Pascua, se dio cuenta de un problema que había que resolver:

Juan 6:
5 Y cuando alzó Jesús los ojos y vio que había venido a él una gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman estos?
6 Pero esto decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer.
7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no les bastarán para que cada uno de ellos tome un poco.
8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo:
9 Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados; pero, ¿qué es esto para tantos?
10 Entonces Jesús dijo: Haced recostar a la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar, y se recostaron como en número de cinco mil hombres.
11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió a los discípulos, y los discípulos a los que estaban recostados; asimismo repartió de los pescados, cuanto querían.
12 Y cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: Recoged lo que ha quedado, para que no se pierda nada.
13 Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos de los cinco panes de cebada que les sobraron a los que habían comido.

Una vez más, Cristo no sólo sirve cuando no es necesario, pero tanto que los presentes tenía amplias sobras.

Quizás su ejemplo más profundo de servicios, aparte de la expiación, llegó en la última cena, cuando se lavaba los pies apóstoles. Se levantó y se preparó para la tarea. Empezó con Pedro, el apóstol protestaron y no entendían. Esto proporcionó un momento de enseñanza adicional. Mucho puede decirse sobre el simbolismo de todo este evento, pero incluso en su valor nominal que proporciona un claro ejemplo de servicio.

Juan 13:
12 Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a sentarse a la mesa y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho?
13 Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y decís bien, porque lo soy.
14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.
15 Porque ejemplo os he dado, para que así como yo os he hecho, vosotros también hagáis.
16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.
17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados sois si las hacéis.

Sabemos que necesitamos servir a los que nos rodean, pero no nos damos cuenta de que trae la felicidad? Siempre me gusta más felicidad. Cristo nos enseñó con su ejemplo la manera perfecta para servir.

La manera perfecta de enseñar

Jesucristo es el maestro de maestros. Para cualquier medida empírica, sus enseñanzas generaron la religión más grande del mundo. Se hacían con poder y autoridad, y enseñaba en una variedad de maneras.

Jesús enseñó con el ejemplo. Nefi describe esto cuando se enseña acerca del bautismo de Jesucristo:

2 Nefi 31
7 ¿No sabéis que era santo? Mas no obstante que era santo, él muestra a los hijos de los hombres que, según la carne, él se humilla ante el Padre, y testifica al Padre que le sería obediente al observar sus mandamientos.
8 Por tanto, después que fue bautizado con agua, el Espíritu Santo descendió sobre él en forma de paloma.
9 Y además, esto muestra a los hijos de los hombres la angostura de la senda, y la estrechez de la puerta por la cual ellos deben entrar, habiéndoles él puesto el ejemplo por delante.

Él eligió enseñar la obediencia a través de su ejemplo a pesar de que Cristo ya "santo.”

Jesús también enseñó a través de ministrar a la persona. Un claro ejemplo de esto se produjo a principios de su ministerio con la forma en que él enseñó a Nicodemo acerca de la necesidad del bautismo. Nicodemo era un fariseos, un principal entre los Judios, que visitaron a Jesús en la noche para aprender más acerca de Él. Tenía el principio de un testimonio, y Cristo le enseñó lo que tenía que hacer:

Juan 3
2 Éste vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí, sabemos que eres maestro que ha venido de Dios, porque nadie puede hacer estos milagros que tú haces si no está Dios con él.
3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo que el que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios.
4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?
5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo que el que no naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.

La conversación real continúa durante otros dieciséis versos. Tengamos en cuenta que por un momento. Nos tienen relativamente pocos registros de lo que hizo Jesús, pero tenemos veintiún versos de las escrituras de él ministrar a este hombre. Él enseñó muchas cosas importantes durante esta conversación, uno de los cuales fue la importancia de ministrar a la persona.

A menudo, Jesús enseñó en parábolas, tanto a particulares como a las multitudes. ¿Por qué? Se proporciona al menos una respuesta parcial en Mateo.

Mateo 13
10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?
11 Y él, respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es concedido saber los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no les es concedido.
12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
13 Por eso les hablo por parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden.

Hablando en parábolas permitió cierto grado de responsabilidad variable para sus estudiantes. También tenemos ejemplos de Cristo a enseñar en parábolas no ocultar misterios, pero para hacerlos tan claro como para evitar malos entendidos. Parábolas proporcionan un excelente vehículo para la enseñanza efectiva, y puede mirar a Cristo para un perfecto ejemplo de cómo usarlos.

La manera perfecta de perdonar

No creo que haya habido nunca un hombre más injustamente agraviado que Jesucristo. No creo que haya habido nunca un hombre que perdonó más durante su vida que Jesucristo. De los errores ignorantes hast las de blasfemia, el Señor perdonó a los que le rodean constantemente. Dicho de otro modo, él no guarda rencor, y siempre dio los que le rodeaban la oportunidad de cambiar. También predicó lo practicó.

Cristo enseñó a Pedro sobre el perdón:

Mateo 18
21 Entonces Pedro, acercándose a él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

A continuación se ilustra aún más Su punto con una parábola poderosa:

Mateo 18
23 Por lo cual, el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.
24 Y cuando comenzó a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.
25 Mas como este no podía pagar, mandó su señor venderlo a él, y a su mujer e hijos, con todo lo que tenía, para que se le pagase.
26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
27 El señor, movido a misericordia por aquel siervo, le soltó y le perdonó la deuda.
28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos que le debía cien denarios; y tomándole del cuello, le ahogaba, diciendo: ¡Págame lo que me debes!
29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba, diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
30 Mas él no quiso, sino que fue y lo echó en la cárcel hasta que pagase la deuda.
31 Y viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y declararon a su señor todo lo que había pasado.
32 Entonces llamándole su señor, le dijo: ¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.
33 ¿No debías tú también haber tenido misericordia de tu consiervo, así como yo tuve misericordia de ti?
34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía.
35 Así también hará con vosotros mi Padre Celestial, si no perdona de corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Todos tenemos una gran deuda con nuestro Padre Celestial, y debe perdonar a los que nos rodean de sus pecados relativamente pequeñas. Cristo realizó la expiación para equilibrar nuestro libro de contabilidad. Hay quien se burlan de que al tratar de negar la misma cortesía a nuestros vecinos.

Por favor, haga un esfuerzo extra para este tiempo de Pascua se dedicara a seguir el ejemplo de Cristo. Él nos muestra el camino para servir, enseñar y perdonar. Su sacrificio y caridad nos permite regresar a nuestro Padre Celestial. Por favor, mire a Él. Si lo hace, conduce a la felicidad en esta vida, así como la siguiente. Esa es la razón por la que presentó a la expiación hace dos mil años. Eso es lo que celebramos esta semana: Su sacrificio nos da la felicidad. Se que la iglesia es verdadera.

Os dejo estas palabras y mi testimonio en el nombre de Jesucristo. Amén